LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

lunes, 16 de julio de 2012


RESIDUOS Y BASURAS
Suecia y los residuos: una historia apasionada

Västeras
El gran flechazo se produjo a mediados de los años noventa en Västerás, ciudad de 138.000 habitantes plantada un centenar de kilómetros al oeste de Estocolmo. Rodeada de bosques y campos de cereal, la ausencia de ganado empobrecía la tierra y los agricultores necesitaban materia orgánica para devolver a los campos la fertilidad perdida. El acuerdo con la municipalidad de Västeras, para hacer “compost” a partir de los residuos orgánicos, fue más allá y terminó por arrastrar a todo el país en una carrera por valorizar la basura al máximo.

En la actualidad, los residuos encabezan la fuente de la energía en Suecia, por delante del petróleo. En el año 2009, el mix de la producción de energía eléctrica estaba presidido por los residuos, con el 32% del total y por delante de las energías hidráulica y nuclear juntas. Con la basura se alimentan 30 plantas térmicas  para generar electricidad y calentar el agua que se distribuye por las ciudades (Sistemas colectivos de Distrito). El sistema de calefacción es empleado por dos de cada tres comercios y por la mayoría de las viviendas del país. En Suecia la basura es oro y no puede malgastarse enterrándola bajo tierra en un vertedero.

Planta de generación eléctrica mediante basura en Gotemburgo

Desde el año 2002 está prohibido el uso de vertederos, salvo que se consideren como espacios donde confinar, dentro de los recipientes adecuados, productos peligrosos. El resultado es un reparto del destino de los residuos muy diferente del practicado en España:

La pasión por la valorización energética de los residuos urbanos ha llegado tan lejos que los 5,5 millones de toneladas de residuos urbanos generados en el país cada año ya no son suficientes. Las plantas eléctricas pueden detenerse por falta de combustible. La única solución es importar la basura de otros, empezando por la vecina Noruega, para así cubrir el 20% de las necesidades. Holanda es otro proveedor, al que se ha unido recientemente Italia con sus basuras napolitanas.

Autobús de Estocolmo movido con el biogás generado por la basura urbana

En la primavera de 2012, viajaron a Suecia 3.000 toneladas de basura desde Nápoles, al precio de 90,- € la tonelada, usando los canales fluviales de Alemania. La planta térmica de Distrito en Gotemburgo quema 140.000 Tn de basura noruega al año y todo el país está ya importando un millón de toneladas anuales desde el exterior. Los gestores de la política sueca de residuos insisten en que la tecnología de sus incineradoras está bien desarrollada, desde el punto de vista de las emisiones a la atmósfera, y debe ser cierto cuando Estocolmo fue declara “Ciudad Verde” del año 2010. Dicen que es más lucrativo incinerar que reciclar.

Destino de las basuras urbanas domésticas (orgánico, envases, papel,...) en 13 estados de la Unión Europea
Verde: reciclaje + compostaje.  Amarillo: Incineración.   Rojo : vertedero
(Fuente Eurostad 2009)

Sin embargo, algo está cambiando. Cada vez son más las ciudades suecas que desvían sus residuos orgánicos hacia instalaciones que elaboran compost y biogás. Pueden hacerlo porque seguirán comprando basuras a los demás. La ciudad de Västerás cuenta ya con una flota de medio centenar de autobuses urbanos propulsados con biogás (metano de biomasa), además de taxis, camiones y coches particulares. El objetivo es que el sector del transporte terrestre sueco, incluido el ferrocarril, se mueva exclusivamente con biogás en el año 2030, dejando de lado el petróleo y sus derivados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada