LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

viernes, 30 de noviembre de 2012


CAMBIO CLIMÁTICO - Doha
Al Rocío en barca 


Puede que, al final, la actual Conferencia de Doha solamente sirva como fuente de informaciones que, en otras circunstancias, pasarían desapercibidas. Hace un par de días fueron las ingentes emisiones de CO2 que nos promete el deshielo del “permafrost”. Hoy, nos aseguran que el IPCC se ha quedado corto en sus previsiones de elevación del nivel medio del mar. Para equilibrar el asunto, y también aprovechando Doha, otros grupos científicos debería darnos noticias que rebajen la gravedad de las amenazas o que aporten soluciones eficaces. Si no aparecen será porque no existen o porque las ocultan. Eso asusta bastante.

Lo del nivel del mar procede de varios estudios recién publicados. Uno de ellos ha sido elaborado por tres organizaciones: el Potsdam Institut für Klimafolgenforschung (PIK - Alemania), el Laboratorio de Estudios en Geofísica y Oceanografía Espaciales (LEGOS – Francia) y el Tempo Analytics (Estados Unidos). Bajo la dirección de Stephan Rahmsford (PIK), el informe estima que la subida del nivel del mar es un 60% más rápida de lo indicado por el IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático – ONU). En lugar de 2 mm de subida al año, estamos en 3,2 mm.

El instituto de Potsdam (PIK) investiga los impactos
 del cambio climático y la forma de hacerles frente.

Llegan a esta conclusión tras comparar las proyecciones elaboradas por el IPCC y  datos reales tomados por satélite entre los años 1990 – 2011. Para el Dr. Rahmsford, una subida de 2 metros es inevitable y la humanidad debe prepararse para subidas superiores. Otro estudio, esta vez sobre la pérdida de masa de hielo, se publica hoy en la revista Science. Al parecer, en los últimos 20 años el hielo ya derretido es responsable de la subida de 11 mm del nivel medio del mar.

No parece que queden alternativas. El momento en que sufriremos las consecuencias de la subida depende de muchos factores, como es la aceleración de la pérdida de hielo en el Ártico (Groenlandia), el nivel de las emisiones de gases o las políticas que puedan implantarse para frenar el calentamiento global. Lo que realmente se necesita es un margen de tiempo suficiente para tomar medidas mitigadoras (planificación territorial, evacuaciones, elevación de infraestructuras, instalación de diques,…)


Áreas de inundación en el norte de Europa con una subida media de 1 metro

Para España, pensar que un par de metros de subida del nivel del mar es asumible no resulta  inteligente. Una interesante aplicación de Google (1) nos muestra diversos escenarios de subida, metro a metro, indicando las áreas inundables a escala mundial. Si recorremos las costas españolas con esta aplicación, aparecen algunas desagradables sorpresas. Cantabria se queda sin los humedales de Santoña, sin el aeropuerto de Parayas, sin el Puntal y sin las playas del Sardinero, con las aguas de la bahía santanderina invadiendo las calles de El Astillero y de Muriedas.

Gernica (Vizcaya) será puerto de mar y Bilbao tendrá que sobreelevar sus muelles un par de metros. Sevilla tendrá playa (con sus chiringuitos), porque todo Doñana se quedará bajo las aguas, y la ciudad de Huelva será una península para no envidiar a Cádiz. La aguas de la Bahía de Cádiz inundarán San Fernando y Chiclana, lamiendo las afueras de Jerez. En Valencia, la autopista V-31 discurrirá al borde del Mediterráneo y la autopista V-21 desaparecerá entre Alboraya y la Pobla de Farnalls. El Grao de Castellón se convierte en una isla, el Delta del Ebro se esfuma y las olas romperán contra las casas de Amposta. Todo el Prat del Llobregat, incluido el aeropuerto barcelonés, se sumergirá si no se instalan polders y bombas de achique, como en Holanda. Todo un programa de festejos.


Aspecto del golfo de Cádiz con una subida de dos metros, cifra considerada como inevitable
(Aplicación Floodsmap - Google). Los vecinos de Isla Cristina (Huelva) no deberían ver este mapa. Tampoco

es recomendable su visionado para propietarios de viviendas en Isla Canela o en Isla Antilla, salvo que disfruten
de un sistema cardiovascular resistente. 
¡Atención! La romería del Rocío se hará en barcas o en carretas anfibias

Sinceramente, el problema desborda la capacidad de muchos de nuestros políticos y dirigentes. En 1959, durante la crisis de Argelia, el filósofo y sociólogo francés Raymond Aron escribía: “Cuando los hombres no eligen, los acontecimientos eligen por ellos”. La crisis climática, energética y alimentaria se nos viene encima en plena crisis social y política. Un buen numero de países, entre los que se encuentra España, soportan una clase política decadente (decía un magistrado), en ocasiones inepta (escándalo del Madrid Arena) y demasiado corrupta (el penúltimo caso está en Sabadell). Cuando los problemas de una sociedad son menores, una clase política mediocre puede hacerles frente. Pero si los problemas son grandes, los mediocres no nos sirven.

Raymond Aron también señalaba: “A la larga, un país no puede obedecer a quienes desprecia”  

(1)Flood Maps, en www.flood.firetree.net. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada