LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

sábado, 27 de abril de 2013


FRACKING : IDIOTEZ  A  TODO  GAS (shale)
La hora del Lobby


La reciente ley regional aprobada en el Parlamento de Cantabria, prohibiendo el sistema de explotación del gas metano “difuso” mediante la  “fractura hidráulica” o “fracking” en la Comunidad Autónoma, ha sido como la campanada de salida. A su tañido, el Lobby que fomenta el gas de "fracking" en España (Shale Gas España) ha saltado a los medios de comunicación para ensalzar tan moderna tecnología.

Estos últimos días he escuchado al Lobby en la radio, lo he contemplado en la tele y leído sus artículos. El último, en una publicación digital llamada "El Economista" y por recomendación de un amigo. Nada nuevo: todos dicen más o menos lo mismo siguiendo el guión elaborado por empresas de imagen y comunicación. Igualito que los políticos, que repiten sus consignas hasta el vómito.

En la Cadena SER (La Ventana) escuchaba la novela rosa que nos leía un señor del Lobby. Firme en el tono, hablaba de la independencia energética, de los americanos con energía para 100 años, de la 4ª revolución industrial, de riqueza para el pueblo, de energía barata y reindustrialización en USA, de relanzamiento económico y sueño americano resucitado y multiplicado. Terminaba asegurando que en Europa y en España no podíamos perder ese TREN.


Paisaje de pozos de gas en USA

En las declaraciones, exposiciones y conferencias que imparte el Lobby se minimizan los efectos colaterales del "fracking", afirmando ser ellos los únicos técnicos en el tema. Se trataría de un asunto de ingeniería (de Minas, por cierto). Es decir, rigurosamente tecnológico. Y ya sabemos lo estrechos y cortos que pueden llegar a ser algunos ingenieros. Sin embargo, la carrera emprendida por Estados Unidos desde 2008 está siendo golpeada por la realidad. La producción de los primeros y más rentables yacimientos de gas difuso decrece deprisa (el 69% del gas ha sido ya extraído en el primer año en el rico yacimiento Bakken de Dakota del Norte). Desde 2012 empiezan a explotarse yacimientos menos rentables y que necesitan de más inversión.

En Estados Unidos hay que perforar más y más pozos (unos 7.200 pozos nuevos al año) para mantener los actuales niveles de producción de gas. Eso representa el gasto de 42.000 millones de dólares anuales. En Wall Street se rumorea la posibilidad de estar forjándose una Burbuja del gas, como energía de vida corta y costes progresivamente crecientes e insostenibles a medio y largo plazo. Podemos estar asistiendo al mismo fenómeno que originó la Burbuja inmobiliaria, con la activa intervención de grupos financieros (bancos y fondos de pensiones) que soplan en la espita de la burbuja y nos arrastran a una nueva crisis financiera especulativa.


Protesta en Montreal (Canada). La oposición
ciudadana es el más eficaz freno al sistema del  "fracking"

La cara negra del “fracking”

Mientras que funciona la propaganda sobre el gas de "fracking", resulta en cambio más complicado enterarse de sus peores efectos, sobre todo en España. En Estados Unidos y Europa, la ciudadanía empieza a agruparse y conseguir información, como con el informe "Drill, baby Drill" elaborado por la fundación Postcarbon. Si el tinglado económico-financiero del "fracking" no está claro, su impacto ambiental resulta tan evidente que, en España, el Lobby se ha opuesto a que su actividad se someta a Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). 

Negarse o poner pegas a que se estudien oficialmente las consecuencias ambientales de una actividad debería ser suficiente razón para levantar fuertes sospechas. Se pueden enumerar algunas de las facetas oscuras del "fracking". Por ejemplo, es aventura imposible el conseguir que cualquier empresa de explotación del "fracking" comunique la exacta y completa composición de las más de 100 substancias químicas que inyecta en el subsuelo, algunas de ellas sumamente peligrosas (alegan que es una Patente secreta). Es imposible que expliquen cómo van a conseguir, pagar y compensar los hectómetros cúbicos de agua que necesitan para reventar el terreno. Tampoco explican cómo evitan que se produzcan terremotos, afectando a infraestructuras y viviendas (Reino Unido - Empresa "Cuadrilla", que también opera en Holanda) .


Balsa de aguas residuales en una explotación de gas de fracking

Es inútil pedir que expliquen qué es lo que hacen para tratar el agua que regresa a la superficie y que ellos almacenan, supuestamente, en enormes balsas (Lleva tanto tóxico mezclado que no saben cómo abordarlo). El agua retorna con todos sus químicos, además de las substancias radioactivas y metales pesados que ha recogido a un kilómetro de profundidad. Nada dicen de cómo evitar las fugas de gas metano a la atmósfera, emergiendo de griferías, válvulas y conducciones, o manando lentamente desde las profundidades fracturadas hasta cinco años después de haberse agotado el pozo y multiplicando el efecto invernadero (fugas comprobadas en el 80% de los pozos de "fracking" de Québec - Canadá). No explican cómo, al terminar la explotación, van a restaurar el territorio devastado por miles de pozos, cruzado por miles de caminos compactados por tráfico pesado y repleto de chatarra inservible y balsas de aguas tóxicas.


Torre de perforación en USA

No han solucionado la perfecta estanqueidad de las conducciones (en las que se inyecta cemento) y que atraviesan las capas freáticas para alcanzar los yacimientos, contaminando con gas metano y substancias químicas tóxicas los acuíferos. Esta es una faceta absolutamente impresentable, ya que un acuífero contaminado necesita cientos de años para depurarse de forma natural (si es que lo consigue), ya que el ser humano no puede hacerlo. Desde el año 2008 ya se han agotado centenares de pozos en USA, dejando un rastro de territorio saqueado y pozos abandonados convertidos en manantiales de metano. Nada opinan de los miles de "mecheros" y antorchas que queman metano en los yacimientos de USA, visibles desde el espacio.

Como el uso masivo de la tecnología tiene poco recorrido, apenas siete años, no hay todavía suficiente perspectiva de sus efectos duraderos sobre el entorno. Esta reflexión sería válida para templar el entusiamo del Lobby, y también para moderar el rechazo visceral de los enemigos del "fracking". El pánico de que, con el paso del tiempo, se destapen efectos indeseables empuja a las prisas en el Lobby por perforar en España. Además, cuanto más tiempo pasa, más se organiza la resistencia y más suben los costes de cerrar la boca a los agitadores. En el Reino Unido, su Lobby doméstico está organizando una estrategia para "acercarse" y "sensibilizar" positivamente a las autoridades, sobre todo las  locales. En España sabemos interpretar qué significa ese acercamiento, cuantos euros cuesta y cuanta decencia destruye.

Explicación malvada, tomada prestada del blog "Genteconconciencia". (Recomendado)

Hay una cuestión que no hace temblar al Lobby, más que nada porque son Ingenieros y/o especuladores. Si tan maravilloso es el gas de "fracking", si es la solución del futuro y sus reservas salvarán a nuestros hijos... ¿A qué viene las prisas? Nadie se va a llevar ese gas disperso en porosidades a 1.000 metros de profundidad. Esperemos a disponer de una tecnología absolutamente limpia para extraerlo y dejemos su posible explotación a las generaciones futuras. Seamos egoístas  Demos al futuro la oportunidad de contar con una fuente propia (nacional) de carbono para fabricar medicamentos o plásticos, una vez agotado el petróleo y el gas convencional. En plan asquerosamente cínico, quememos los hidrocarburos de otros y protejamos nuestras reservas. Destruir ahora lo nuestro es de idiotas. Lo que pasa es que las naciones se han convertido en entidades idiotas.

Pero la cuestión no va por ahí. El gas de "fracking" puede ser el “pelotazo” inmobiliario español en versión norteamericana. De hecho, el "fracking" acapara inversiones y esfuerzos, socavando y arrinconando el deseable, universal, urgente y masivo desarrollo de las energías renovables. El “sistema” prefiere meter el dinero en cocktails químicos, fábricas de tubos y saqueo de recursos naturales finitos, pero con rentabilidad inmediata, en lugar de gastarlo en empujar definitivamente la energía solar con visión a largo plazo. Es el abandono de la lucha contra el cambio climático, por mucho que el Lobby pregone su excelencia en ese concreto aspecto y se publicite como alternativa al petróleo.



El conflicto del "fracking" llega al cine con la película "La tierra prometida"
que protagoniza Matt Damon. Quienes quieran aprender algo del negocio
del Shale Gas en USA y empezar a tener criterio propio ( no el solo criterio del Lobby), no se la pueden perder.

Otra cuestión que no agrada al Lobby se refiere a las concesiones. El Lobby "Shale Gas España" no es nada. Es una caja hueca. Su único valor contable (?) y virtual está en las reservas energéticas, probadas o supuestas, de cada concesión minera. En España y en Europa, al contrario que en Estados Unidos, los recursos del subsuelo son del Estado (de la sociedad) y aprovechan al concesionario y al Estado. Las supuestas reservas y el permiso concedido por el Estado para extraerlas son la carta de presentación del Lobby a los financieros. No tienen otra. Por su parte, el Estado cobra un substancioso "peaje" por cada concesión y ya conocemos la ruina del Estado. El "fracking" es, de momento y en España, un Casino especulativo, aunque algo "sonado" por el puñetazo de Cantabria y su reciente ley..    

Terminamos... El gas de "fracking" es una huida hacia delante que trata de mantener la Sociedad del Carbono y el despilfarro energético. Es la excusa perfecta para prolongar hasta el alba la fiesta del consumo, es la resistencia del modelo idiota, el maquillaje que tapa las grietas a costa de arruinar el futuro de nuestros hijos. Pero este es un lenguaje que el "sistema" ni entiende ni aprecia, porque vive del presente y del dinero fácil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada