LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

sábado, 14 de abril de 2012

PESCA Y MEDIO AMBIENTE
La pesca pirata


Era otoño de 2005 y rodábamos en Londres para un documental de la BBC titulado "El saqueo del océano". Para hacer entrevistas a responsables del Banco Mundial y de WWF, el equipo de rodaje se desplazó al Imperial College donde se celebraba una reunión internacional sobre pesca pirata. Para entendernos: gente que se dedica a pescar sin licencia, sin permisos, donde y cuando les da la gana. Gente que roba recursos en las aguas de los más pobres. Sin hacer mucho ruido entramos en el aula magna por un pasillo lateral y plantamos el trípode en plena conferencia.


Sobre el escenario, un ponente mencionaba reiteradamente la palabra "Las Palmas" y nosotros prestamos atención, porque algo de inglés sabemos. Aseguraba, con voz monótona, que Las Palmas de Gran Canaria era el mayor y casi único puerto de desembarco y de entrada de pesca pirata de Europa. Que era lamentable que un país comunitario, como "Spain", permitiera deambular por sus muelles a piratas que robaban el pescado a los más pobres. Al descubrir la cámara, el ponente se animó y puso más energía en su acusación, porque hay que agradar a los medios de comunicación.


El puerto de Las Palmas, en el ojo del huracán de la pesca pirata
durante demasiado tiempo.

Nuestro cámara, con un ojo incrustado en el visor y el otro cerrado, era una estatua. El ayudante de sonido mantenía la percha en alto y se miraba las uñas. Una guapetona señora del África occidental, revestida con uno de esos preciosos trajes de colores vivos, me dio un tironcillo del pantalón y sonrió, diciendo: "¿La televisión de lespañe?"  "No madame, la televisión del mexique", respondí entre dientes. 

La pesca ilegal, no comunicada y no regulada (IUU), es un azote para los recursos marinos y una tragedia para el mar. Resulta casi imposible de controlar en mar abierto ya que actua en aguas de países con reducidos medios de represión. Pero se puede atajar en los puertos de desembarco, instalando rigurosos filtros aduaneros sobre todo buque de pesca o buque frigorífico sospechoso. En el año 2000, un informe de la FAO denunciaba al puerto de Las Palmas como "el mayor puerto de desembarque conocido en el Atlántico de la pesca IUU". En el año 2002, España se incorporó a la lucha contra estos depredadores, unida al resto de los estados miembros de la Unión Europea, con un Plan de Acción derivado de la Comunicación comunitaria COM(2002)180 final. 


Un pesquero identificado como pirata

En 2005, mientras nos retirábamos discretamente de aquella sala de Londres acarreando nuestros bártulos, pude escuchar al ponente decir que los esfuerzos de las autoridades españolas eran insuficientes, con sólo  2 ó 3 inspectores para supervisar el desembarco de unas 400.000 toneladas anuales de productos marinos. Decía que, en Las Palmas, si bien se llegaba a evitar la entrada de pesca ilegal a Europa, se "toleraba" o quedaba fuera de control el pescado pirata que circulaba desde Canarias hacia países árabes o asiáticos. La razón era que Las Palmas tenía el estatus de Puerto Franco. Y ya se sabe que esos atípicos espacios de "excepción" son para hacer alegremente en ellos lo que es delito en otros. Como ese Eurovegas que tanto gusta a unas señoras que mandan en Madrid. 


En 2010, buques de pesca controlados por armadores españoles se vieron involucrados y denunciados por pesca ilegal. En abril de 2011, en Las Palmas se confiscaron 1.100 toneladas de pulpo, calamar y lenguado ilegales, llegados en pesqueros asiáticos y valorados en 4 millones de euros. En marzo de 2012, un atunero español era detenido en Mozambique por pescar en sus aguas sin licencia, imponiendo una multa de 1,2 millones de euros. Ahora, las cosas están más controladas en Las Palmas, pero la pesca pirata continua ya que el pescado escasea y vale más cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada