LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

sábado, 19 de mayo de 2012


WONDERLAND SUIZA
Microcontaminantes


Alguna vez se ha comentado en estas páginas la proliferación de micro y nano contaminantes en los ríos y lagos europeos. Se les llama Contaminantes Emergentes y suelen ser restos de productos de uso corriente en los hogares, como medicamentos, detergentes o cosméticos. Las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) convencionales no los pueden eliminar, ya que están fundamentalmente diseñadas para extraer la carga "orgánica" de las aguas usadas. Dentro de los Contaminantes emergentes, a veces se incluye otra clase de microcontaminantes, como son los pesticidas agrarios y los productos industriales. La llegada de estos productos a las aguas continentales crea serios problemas a la fauna acuática, especialmente en peces que cambian de sexo o reducen su fertilidad. Su presencia es un obstáculo para la reutilización del agua.


En los lagos suizos, como el Léman, se reducirá de forma intensa la
presencia de contaminantes farmacéuticos que actúan como perturbadores endocrinos.


La Oficina Federal de Medio Ambiente (OFEV) suiza, encargada de velar por la pureza de las aguas en los lagos y ríos de la Confederación Helvética, empieza en agosto de 2012 la batalla contra esos contaminantes. La principal preocupación son los microcontaminantes con efectos “hormonales”. El proyecto “Estrategia MicroPoll”, iniciado en 2007, detectó hasta 225 substancias diferentes y susceptibles de ser reducidas o eliminadas en las EDAR suizas, e impedir que siguieran campando a sus anchas. Cinco años después, llega la fase práctica.

El progresivo envejecimiento de la población suiza, cuya estructura por edad
y su evolución en el siglo XX se observa en la pirámide, define los medicamentos más
 habituales en las aguas.

La lista de medicamentos más habituales en el agua a la salida de una EDAR suiza, ofrece un muestrario de las dolencias de una sociedad envejecida: abundan productos contra la hipertensión arterial (Atenobol, Solatol), antiinflamatorios para la artritis (Naproxen, Carbamazepin, Diclofenac, Mefenemic) o antibióticos (Sulfamethoxazol). A ellos se añaden restos de anticonceptivos (estradiol o dietilbestrol) y antipsicóticos (Carbamazepin).


La reducción de microcontaminantes es costosa, necesitando insertar en las EDAR nuevas etapas que usan Ozono, filtros de carbón activo o membranas especiales. De momento, solamente naciones de economías muy saneadas, como la suiza, pueden permitirse proteger su fauna acuícola y la posible reutilización de las aguas depuradas.

En Suiza funcionan unas 800 EDAR y el Consejo Federal quiere equipar a las 100 con mayor población "enganchada" (con más de 80.000 habitantes) mediante filtros de carbono activo y tratamientos de ozono. Con ello, espera reducir en un 80% los microcontaminantes indeseados. El presupuesto total para adaptar estas 100 EDAR sube a 1.200 millones de francos suizos, que serán pagados por Comunas y usuarios a razón de 9 francos por año y habitante.

En España, la inquietud por los microcontaminantes queda confinada, de momento, a los ambientes científicos y universitarios. Hay trabajos interesantes en la Universidad de Almería, existen ensayos en algunas EDAR, como la de Almunécar (Granada) o Rubí (Barcelona), y se realizan trabajos teóricos y prácticos en la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia), bajo la dirección de D. Juan Lema Rodicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada