LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

domingo, 22 de marzo de 2015

OYAMBRE PIERDE UN TREN
Las paradojas del medio ambiente europeo


Desde hace más de cuatro meses se encuentra en marcha el bautizado Proyecto ARCOS, financiado por el programa comunitario Life +. El proyecto, liderado por la Universidad de Oviedo (Principado de Asturias – Reino de España) y gestionado desde el Jardín Botánico de Gijón, pretende restaurar, repoblar y regenerar diez sistemas dunares españoles repartidos a lo largo de las costas del Mar Cantábrico.

Los diez sistemas son LICs (Lugar de Interés Comunitario) y forman parte de la Red Natura 2000. El objetivo es recuperar y asegurar la biodiversidad vegetal en estas dunas atlánticas mediante la inyección de más de 1,3 millones de euros, de los que 945.428,- son aportados por la Unión Europea. El País Vasco, Cantabria y Asturias se reparten esta bonita tarta, correspondiendo a Cantabria la regeneración de tres LIC dunares: Berria (ES1300007), Liencres (ES1300004) y Somo (ES 1300005).

Los tres sistemas beneficiados no están escandalosamente deteriorados, a no ser por el deambular de los ciudadanos en verano, la ocasional invasión de los arenales por algunos coches o por la brutal erosión que está afectando a toda la costa atlántica europea. En los tres casos cántabros se trata de dunas que solamente requieren más protección contra aparcamientos salvajes, probar métodos innovadores de captación de arena, extirpar vegetales inapropiados (pinos), la reintroducción de plantas “dunares” autóctonas, para conservar un hábitat prioritario, y el cercado perimetral del área tratada, para evitar el pisoteo.

 
Aunque cueste creerlo, esto es una duna atlántica. La del LIC de Oyambre
Lo que sucede es que está recubierta por un campo de golf privado, con sus greens y hierbas artificiales,
sus bosquetes de pinos y sus estacas. Por aquí no va a pasar el Proyecto Life + ARCOS, ya que se llevaría todo el presupuesto.

En la lista beneficiada por el Life+ ARCOS nos falta un LIC de Cantabria, un sistema dunar atlántico asociado a dos humedales  y que es núcleo de todo un Parque Regional. En efecto, se trata del LIC Rías Occidentales y Dunas de Oyambre (ES1300003). ¿Qué clase de maldición ha dado la espalda a uno de los sistemas dunares atlánticos europeos más contaminados, erosionados, desfigurados y agredidos de la Unión Europea?

La respuesta es fácil. Demasiado destrozado, demasiado desfigurado por intereses privados, demasiados políticos inútiles rondando, demasiadas complicaciones. Oyambre se ha convertido en la imagen más clara de la desidia ambiental española y comunitaria. Si verdaderamente Europa y el Reino de España desearan proteger sus dunas atlánticas, Oyambre sería el gran protagonista del proyecto ARCOS de Life +. Pero el reto es excesivamente grande.

El LIC Rías Occidentales y Dunas de Oyambre es un forúnculo supurante e infecto en plena Red Natura 2000. En su seno se mantienen diques que sedimentan humedades (Dique de SNIACE), se consienten chiringuitos y campings contaminantes, se mantiene activo un campo de golf encima de la duna plagado de plantas ajenas al hábitat, se remueven las arenas de la duna con palas excavadoras para mantener un aparcamiento, se rellenan humedales con piedras para montar encima carreteras, se desvían a sus arenas los purines de varias vaquerías carentes de balsas de retención y se toleran escolleras privadas, a pesar de sentencias judiciales que nadie obedece.

El Parque Regional que alberga este LIC tardó seis años en ver aprobado su Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) y tiene aún pendiente de aprobar su Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), en ausencia del cual se cometen toda suerte de tropelías. El acoso no ha terminado y Oyambre está abandonado a su mala estrella. El objetivo final de los políticos locales y regionales parece ser el permitir y estimular su completa degradación, hasta que se decida retirar la actual protección europea.



ARRIBA - Oriente de Gibraltar - Preparando el relleno (Completado en 2015)
ABAJO - Oriente de Gibraltar - La razón del relleno
  
Otra paradoja y otra agresión a las políticas ambientales comunitarias sigue adelante en la costa oriental de Gibraltar. La pasada semana, el ayuntamiento de la colonia inglesa anunció que entraba en activas deliberaciones para impulsar el proyecto Eastside Bay. En este blog ya se ha comentado la irracionalidad que rodea a este anómalo grano europeo, especialmente en lo que concierne a la protección de las aguas circundantes al ridículo enclave. Les ofrezco un breve recorrido por las últimas estupideces gibraltareñas.

En 2010, la Royal Navy decidió extender su soberanía sobre las aguas españolas, fuente de conflictos permanentes, en supuesta defensa de una Base naval de la OTAN (UK) contra otro miembro de la OTAN (España). El primer conflicto fue el estrafalario lío a costa de unos bloques prefabricados de cemento (fabricados en España) sumergidos en el agua (gibraltareña) para recrecer un antiguo Arrecife artificial (1976). Al mismo tiempo, constructores, empresarios y políticos (españoles y gibraltareños) perpetraban colosales rellenos en la costa oriental del Peñón, importando centenares de camiones españoles cargados de piedras españolas y arenas arrebatadas (compradas) a la duna de Valdevaqueros (Tarifa – Reino de España), con la complacencia del alcalde la localidad.

El gran relleno en las nuevas aguas gibraltareñas (antes españolas), lento pero sin pausa, formaba los cimientos de un magno proyecto inmobiliario del año 2005, consistente en levantar varios rascacielos con 2.200 apartamentos, un hotel de lujo, puerto deportivo para 300 embarcaciones y gran área comercial. Más al sur de la roca, se rellenaba el mar con otros dos largos diques para, supuestamente, proteger de los embates del mar una ristra de apartamentos. Los trabajos de los dos diques, llevados a cabo por una empresa holandesa, se efectuaban en aguas del LIC británico “Southern Waters of Gibraltar”, designado en 2006. Un LIC cuyos límites geográficos el Reino Unido revisó en octubre de 2012, para dar cabida al gran pelotazo inmobiliario.


En 2011, los LICs británico y español se superponían en una doble protección
Pero no es obstáculo para la operación inmobiliaria.
El LIC británico recortado recientemente a favor de Eastside Bay


En noviembre de ese preciso año, la respuesta española fue considerar el LIC (ES6120032) “Estrecho Oriental”, previamente designado en 2008, como Zona de Especial Conservación (ZEC).  La protesta del Reino de España ante la Comisión Europea, por el proyecto de rellenar y construir en las aguas de un LIC y una ZEC, fue rechazada por el Comisario Europeo de Medio Ambiente, M. Janez Potocnik, oriundo de Eslovenia. Al parecer, la actuación era compatible con la conservación del hábitat marino y sus especies.

El señor Potocnik es el mismo individuo que en 2010, durante su toma de posesión, clamaba contra la acelerada pérdida de biodiversidad en Europa. El mismo que, a comienzos de 2015, clamaba contra la mala gestión de los espacios protegidos de la Red Natura 2000.


Otro de los interesantes rellenos de Gibraltar, esta vez al sur de Eastside Bay,
 realizado para proteger del mar la hilera de casitas.
Pero una mirada atenta descubre la curva que empiezan a dibujar ambos diques, uno en busca del otro. ¿Llegarán a encontrarse? ¿Querrán crear una gran piscina artificial para criar doradas?.
Observando la dirección del oleaje se entiende que bastaría con el dique sur ( a la derecha) para contener los temporales de levante. El innecesario dique norte (a la izquierda) debe ser para frenar las olas generadas por los niños españoles  al bañarse en la playa de la Atunara, a menos de un kilómetro. Veremos en qué acaba la obra.

En marzo de 2015, el proyecto Eastside Bay de Gibraltar navega viento en popa. Con el Reino de España silenciado, los gestores de Gibraltar negocian con la empresa inmobiliaria Armada Group (Dubai – Emiratos Árabes Unidos) y con la australiana Fender Katsalidis, la construcción sobre los estupendos rellenos del LIC. Los promotores confían en que la FIFA homologue el campo de fútbol, incluido en la operación, donde celebrar grandes eventos futboleros. Además, para evitar congestiones del tráfico rodado, se proyecta la construcción de un túnel que atraviese la Roca para enlazar esta especie de nuevo Mónaco con el centro urbano de Gibraltar.

No puede negarse que la protección de la biodiversidad europea está en manos de los mejores y más preparados.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada