LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

martes, 6 de octubre de 2015

TERMINA LA TEMPORADA...
... y empieza la fiesta





El pasado día 23 de julio, estas páginas sobre las bellezas y desdichas del medio ambiente se tomaron unas vacaciones. La última entrada se titulaba “Empieza la temporada”, recordando las olas de calor que por entonces abrasaban a medio Reino de España y a media Europa.

Con la llegada del otoño, los récords batidos entonces por el calentamiento global han quedado archivados. Las noches frescas de septiembre han apagado las brasas y nuestros inefables políticos, en nada perturbados por la evidencia del cambio climático , han seguido a lo suyo. Ahora están llegando las lluvias torrenciales, sus muertos y sus destrozos, pero la atención sigue puesta en la política y sus corruptos.

Medio ambiente y políticos corruptos e ignorantes. Medio ambiente y directivos avariciosos y tramposos. Aunque pocos medios han escatimado información sobre el escándalo de los motores manipulados por el Grupo Volkswagen, muy pocos han llegado al fondo de la cuestión. Al menos en España.

¿Cómo y por qué se puede trucar el software de unos motores para burlar las normativas y engañar a todo el mundo durante tantos años? La respuesta es sencilla: se puede hacer porque el sistema neoliberal así lo tiene organizado. Se puede hacer porque la Unión Europea está controlada por y desde las corporaciones empresariales.

¡Pero existen una Directivas que imponen inspecciones! Desde luego que existen. Sin embargo, quien debe inspeccionar (la Comisión Europea y los Estados) ha desviado esta tarea hacia empresas privadas. Como consecuencia, la Comisión Europea elabora Directivas ambientales que luego son sistemáticamente incumplidas a causa de la desregulación práctica.

Hace diez años, los test y pruebas de los motores diésel, para comprobar que cumplían con los límites marcados por la Directiva Euro Oil, mostraban desviaciones de hasta un 10% respecto de las emisiones reales en carretera y en un uso ordinario. La relajación fue creciendo conforme las inútiles normas se hacían más exigentes. En 2010, las pruebas oficiales se estaban ya desviando de la realidad hasta en un 40%.

Los fabricantes europeos, incapaces de cumplir la normativa y aconsejados por laboratorios privados, preparaban pruebas “ideales” sobre rodillos, con neumáticos inflados al límite de la explosión, combustibles selectos y regímenes de motor fantasiosos. Cuando estas trampas dejaron de dar resultado, sencillamente trucaron los motores.

Nadie en la Unión Europea supo o quiso descubrir el engaño. Y mucho menos las autoridades. Las mismas que siguen cerrando los ojos ante los pesticidas. Uno 48.000 ciudadanos europeos siguen muriendo cada año por enfermedades cardiopulmonares directamente asociadas a los gases contaminantes. Pero eso no es lo importante, sino vender muchos coches y cobrar las ayudas concedidas en el Reino Unido, Francia o España a la venta de coches equipados con motores maravillosamente manipulados.

No pasa nada. Los lobbies automovilísticos se han puesto en marcha para calmar la tormenta y en el Reino de España han encontrado amigos cariñosos. Directivos de Volkswagen viajaron hasta Madrid para entrevistarse con uno de ellos y le convencieron de que la estafa en las ayudas a la venta de coches menos contaminantes se refería a las emisiones de CO2 y nada tenían que ver con sus marrullerías digitales e informáticas.

De esta forma, los 700 millones de euros que la firma alemana podría tener que llegar a devolver al Estado (a los españoles) ha quedado en pura sonrisa y apretones de manos. Al final, cuatro directivos alemanes han sido cesados, posiblemente con espléndidos retiros y palmadas de aliento en la espalda. Los recortes de Volkswagen llegarán, sin duda, pero será en sus inversiones. Como siempre, la chapuza será pagada por los de siempre: trabajadores despedidos y parados sin esperanza.

Medio ambiente y corrupción. Medio ambiente y políticos ignorantes. Medio ambiente y ansia de bienes y poder. Mientras esa gente siga ahí nada podremos hacer por detener la degradación de nuestras vidas y nuestro planeta. Una cosa es segura: la Tierra vivió millones de años sin la especie humana y seguirá viva cuando nos haya extirpado de su superficie. Una vez liberada de la brutal plaga de estúpidos humanos, necesitará millones de año por delante para limpiar nuestro recuerdo. Quizá lo consiga.

NOTA ligada al medio ambiente y la protección de los animales

Un par de agencias norteamericanas de ratting han mostrado su descontento al Ayuntamiento de Madrid, al ser informados de que los nuevos representantes, democráticamente elegidos no iban a renovar los contratos. Un empleado de esas agencias llegó a comentar que la reciente decisión de cortar la ayuda pública del Ayuntamiento a una escuela de tauromaquia, donde medio centenar largo de personas aprende a mover un trapo rojo con gracia, clavar hierros y matar bovinos con una espada en público, era una muy mala decisión.

A juicio de la Agencia de Calificación norteamericana, el cierre de esta ayuda pública sería motivo suficiente para bajar la nota al Ayuntamiento y así dificultar su financiación en los mercados capitalistas. El empleado debió olvidar que su agencia mantuvo la más alta y maravillosa de sus calificaciones (AAA+) a una corporación financiera llamada Lehman Brother´s hasta minutos antes de que se derrumbara, arrastrando al planeta a una crisis que aún mantiene a cuatro millones de españoles en el paro.   

En este interesante asunto sobre maltrato animal, una señora de derechas de toda la vida, presidenta regional de un partido neoliberal, declaraba su enorme malestar ante el cese de las ayudas públicas a esa escuela de toreros. La misma señora, cuando gobernaba en Madrid, no dudó en cortar ayudas públicas a la educación y la sanidad públicas, declarando que las subvenciones son cosas de comunistas.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada